logo

facebook twitter youtube buzzler

mapa-sitio

Mensaje del Dr. Carlos Rubín Montoro Sanjosé en representación de los profesores del Campus

mensaje-dr-montoroExcelentísimas autoridades, queridos compañeros profesores, estimados alumnos, personal de apoyo, familiares y medios de comunicación.

Tengo una obsesión con una escena de Hamlet. Para aquellos que tengan interés, se trata del Acto III Escena 1 de Hamlet, de Shakespeare. Es justo al terminar el famoso soliloquio del ‘Ser o no ser...’.

To be, or not to be: that is the question:
Whether 'tis nobler in the mind to suffer
The slings and arrows of outrageous fortune,
Or to take arms against a sea of troubles,
And by opposing end them? To die: to sleep;
No more;

Hamlet le pregunta a Ofelia: ¿Eres bella? ¿Eres modesta? Ante la confusión de Ofelía, Hamlet argumenta que ambas cosas son incompatibles.

Y yo les quiero preguntar hoy. ¿Son el orgullo y la humildad compatibles?

Para responder, quiero analizar la historia de varios elementos relevantes.

La historia de las palabras, para empezar. La etimología. ‘Orgullo’ viene del catalán ‘orgull’. Es una de las pocas palabras españolas que proviene del catalán. Tiene dos sentidos: (1) la soberbia y (2) la satisfacción por el trabajo bien hecho. El español es muy bonito: vean como no es lo mismo ser orgulloso y estar orgulloso.

Por su parte, ‘humildad’ proviene del latín ‘humus’, la parte fértil de la tierra. Nuevamente, tiene dos acepciones: (1) lo opuesto a la soberbia y (2) tener pocos recursos.

Y quisiera preguntarles, ¿qué hay entonces entre el cielo, allá donde uno sube gracias al orgullo, y la tierra, donde se encuentran firmes los pies humildes? ¿Hay algo entre el orgullo y la humildad? ¿Son compatibles el orgullo y la humildad? Tony Morrison, en su novela Song of Solomon, responde con una bella metáfora: un esclavo, cansado de sufrir su infortunio, alza el vuelo desde el campo de cultivo y regresa a África.

Veamos ahora la historia de los Directivos. Hace un tiempo, en este mismo lugar, nuestro Rector General nos contaba lo humildes que fueron los orígenes de este campus. Su discurso fue muy inspirador, de cómo con pocos recursos se puede lograr mucho.

La historia de la institución infunde respeto. Por ejemplo, en DICIS el grupo de la Licenciatura de Enseñanza de Inglés somos invitados. Entre tantos ingenieros y licenciados tan talentosos, tan exitosos, nosotros les decimos: Queremos ser como ustedes. Con humildad, trabajo bien hecho y esfuerzo queremos compartir su orgullo. Queremos ser expertos como ustedes.

En cuanto a los profesores, siento una gran admiración. No sé porque me hayan elegido para dirigirme a ustedes, apenas yo un pobre profesor de inglés. Les agradezco su tolerancia y aceptación, a nombre mío y de los compañeros de mi área.

En cuanto a mí, acabo de terminar mi doctorado. En Tecnología Educativa. Quiero trabajar con ustedes, ingenieros y licenciados de gran calibre. Gracias a México, al gobierno, a nuestra Universidad, a los Directivos, administrativos, personal de intendencia y apoyo, compañeros profesores y alumnos. Sin ustedes no lo habría podido lograr.

Creo en el trabajo horizontal. En la co-construcción del conocimiento. En poder combinar la ingeniería y el inglés.

En Finlandia, durante una estancia del doctorado, aprendí acerca de la lógica dialéctica. Cuando existen dos extremos que no se pueden eliminar, surge una tercera vía. En este caso, yo vengo de orígenes humildes. Mi casa era tan pequeña que cuando daba un paso para entrar debía tener cuidado al dar el segundo paso para no pisar fuera. A pesar de las dificultades, aquí estoy, orgulloso de ser, de pertenecer, de compartir.

Queridos alumnos, ustedes son nuestra razón de ser. Quiero decirles que sí se puede: ser humilde y estar orgulloso. ¿Cómo? Con el trabajo bien hecho, con el esfuerzo. Estudiar es un placer. Compruébenlo.

En cuanto a Hamlet, finalmente el concluye que es un modesto indiferente. Es decir, dos cosas opuestas al mismo tiempo. Por ello, yo les respondo, seamos humildes orgullosos. Seamos orgullosamente humildes. Humildemente orgullosos.

Dr. Carlos Rubín Montoro Sanjosé
Profesor de Tiempo Completo, DICIS